contacto@elementosstore.cl | Llámanos: +569 4279 4560

Llamador de Ángeles OM Arcángel Rafael

$13.990

Llamador de Ángeles OM Arcángel Rafael

$13.990
Llamadores de Ángeles

Llamador de Ángeles OM Arcángel Rafael | Aleación de zinc | Largo cadena 72 cms aprox.

Arcangel Rafael, propicia la sanación física y espiritual: color verde.

Un llamador de ángeles es una esfera metálica (puede variar su diseño) que emite un sonido armonioso cuando es agitada. Dice la leyenda que le otorga la facultad de proteger a quien lo posee y de favorecer su bienestar.

Se lleva en el cuello como colgante. También puede ser ubicado en el hogar, preferentemente en una puerta o en una cuna: en la puerta, porque, al abrirla y cerrarla, provocamos que el llamador de ángeles se mueva y suene; en la cuna, para hacerlo sonar antes de que se duerma el bebé y proteger, así, su sueño. De hecho, aunque el llamador es para beneficio exclusivo de la persona portadora, puede ser utilizado por una madre y su bebé mientras éste se encuentra en gestación, ya que, en ese estado, ambos comparten un Ángel de la Guarda. Una vez que el bebé nace, la madre puede decidir si el colgante lo utiliza para su protección o para la de su hijo recién nacido.

Los llamadores de ángeles producen un sonido armonioso y agradable -como el de unas campanitas- que, según la tradición, atrae y avisa a nuestro Ángel Guía -Ángel de la Guarda- de que necesitamos su presencia.

Cuenta la historia que a los ángeles les encanta este sonido, probablemente por la transmisión de las vibraciones metálicas y gráciles.

Existen varias leyendas sobre la historia y orígenes de los llamadores de ángeles. Quizás la más hermosa sea una leyenda que nos cuenta que, hace miles de años, los humanos vivían en contacto directo con sus

Ángeles Guías o Ángeles de la Guarda, y que, por alguna razón, tuvieron que dejar de vivir conjuntamente con ellos. Los ángeles, apenados por la pérdida de la compañía de los humanos -los seres que más amaban- obsequiaron a éstos con colgantes esféricos metálicos que, al agitarlos, sonaban como campanillas. Estas esferas eran un símbolo de protección.

Los ángeles se despidieron de los humanos y les explicaron que, aunque ya no los volvieran a ver, si se sentían en peligro, desprotegidos o simplemente tristes, sólo necesitaban agitar la esfera, ya que, cuando escuchara su sonido, el Ángel Guardián de cada uno acudiría en su ayuda o compañía.

1
Arcángel Rafael, sanación, llamador de ángeles

Hola!